Al igual que en la señalización de exterior, la de interior es un poderoso vehículo para reforzar la identidad corporativa, además de cumplir con su evidente condición funcional informativa.